Las campañas de mensajería eficaces son una parte importante de una estrategia exitosa de engagement y retención del cliente. Técnicamente, puedes enviar a un usuario un número ilimitado de mensajes.

Sin embargo, esta estrategia puede convertir rápidamente la experiencia del usuario en un proceso agresivo y molesto. El desafío es conocer la cantidad de mensajes que un usuario está dispuesto a aceptar sin desinstalar tu aplicación.

El problema con los promedios

usuarios apps frecuencia mensajes

Con ayuda de las herramientas de marketing puedes realizar pruebas A/B para encontrar ese número de oro, pero el promedio que obtendrás no será del todo real. El compromiso y el comportamiento de conversión no necesita correlacionarse con la cadencia de mensajería. Cada usuario participa en unos tiempos específicos.

En lugar de establecer un promedio global de mensajes por usuario, sería mejor hacerlo más adaptable a las preferencias del usuario, que además está en constante cambio. Para lograr esto, primero debemos entender la intención del usuario en función de los datos. Así, podrás decidir cómo comunicarte efectivamente con los usuario para satisfacer sus necesidades.

Contenido y contexto

Son dos conceptos que van de la mano. Aunque una aplicación tenga el mejor producto y contenido, si no lanza mensajes en el contexto adecuado, el engagement se verá afectado. La clave es la intención y por tanto, la gran preocupación sobre la cantidad de mensajes adecuada queda relegada a un misterio mayor: cómo identificar la intención de los usuarios y sobre todo, qué hacer con ella.

El siguiente paso

Con herramientas de segmentación avanzada como EMMA puedes agrupar a los usuarios en microsegmentos basados en intenciones y comportamientos. Teniendo esa información:

microsegmentos ux usuarios apps mensajes frecuencia

¿Deberías seguir con la estrategia de enviar un número constante de mensaje o adaptarte a un enfoque más dinámico?

Pues bien la respuesta está siempre en la experimentación. Cuando tengas los microsegmentos de usuarios por intención, podrás realizar pruebas para  saber el número ideal de mensajes para cada microsegmento. 

Como hemos dicho, confiar en un promedio global de mensajes por usuario es ineficiente. La clave para comunicarse efectivamente con ellos es encontrar la intención. Así podrás establecer un límite de frecuencia dinámico basado, optimizando tus campañas de mensajería.