Seleccionar página

En tiempos recientes, la automatización del email marketing ha sido un tema importante para la mayor parte de las marcas internacionales, sobre todo aquellas que manejan bases de datos de correo electrónico enormes.

¿Para qué nos sirve el email marketing automatizado?

Sólo imagínalo… manejar campañas por separado, incluso con las segmentaciones más tradicionales, sería poco efectivo ante un flujo de usuarios que se da por miles o por millones de emails al mes.

Por eso, un flujo de email automation es indispensable para todas aquellas marcas que desean mantener activos y enganchados a sus nuevos usuarios o suscriptores sin tener que gastar horas y horas programando y enviando correos electrónicos de manera mecánica.

De hecho, puede que te sorprenda saber que el 58% de las compañías con mejores resultados utilizan algún software de email marketing automation para empujar sus esfuerzos de marketing.

Como medio de comunicación marca – usuario, el email tiene la función de sostener una «conversación» uno a uno con los suscriptores de la base de datos. Cuando estos son nuevos suscriptores, lo normal es que tengan aun un montón de dudas acerca de tu marca, por lo que las newsletters informativas se convierten en un excelente recurso para irles educando acerca de la misma y de paso, en un futuro (que bien puede ser corto o largo) convertirles en consumidores.

Echando a andar tu flujo de email automation

Montarse con un flujo de email automation es menos complicado de lo que crees. De hecho, lo primero no tiene que ver nada con la herramienta que elijas sino con el diseño de tus correos electrónicos o, mejor dicho, con el proceso de información que quieras ir dándole a tus usuarios.

Es como si en EMMA te quisiéramos hablar del SDK o de las Smart Rules cuando no comprendes el concepto de las reglas de automatización o de lo que es el marketing automation en sí; en otras palabras, sería hablarte de conceptos de cálculo matemático avanzado sin primero compartirte las sumas y restas.

Después de que definas la arquitectura y secuencia del flujo de email automation con las newsletters a enviarse, viene la elección de la herramienta. Aquí no te mentimos, es un proceso que puede ser tardado y se acomoda, casi siempre, a las prestaciones de la herramienta y sus capacidades técnicas relacionadas con la automatización (y como nadie nos ha pagado ni un euro para promoción, pues lo tenemos que dejar a libre albedrío).

Ya por último, con las newsletters programadas y la plataforma elegida, viene la hora de las pruebas antes de activar el flujo de email automation. Con esto nos referimos a que, como cualquier otra campaña de email marketing, deberás de hacer algunas pruebas para que todo esté funcionando de acuerdo al plan: secuencias de envío, campos de automatización, responsividad de la newsletter, entre otros aspectos.

¿Qué opinas ahora? ¿Listo para echar a andar tus newsletters de manera automatizada? ¡Seguro que vale la pena!

Comments

comments

Share This