Seleccionar página

Ya os lo decimos, que en EMMA nos tomamos demasiado enserio todo el asunto fintech, pues no por nada es uno de los sectores que más hace uso del mobile automation.

¿El nuevo «camino hacia El Dorado»?

El tema está en que si hablamos de Europa o Estados Unidos, quizás la evolución del fintech ya ha dado grandes pasos y la innovación se ha ralentizado en los últimos años, pero existe una región en este amplio globo terráqueo que está hambrienta de crecimiento y, a la vez, presenta un gran contexto para el crecimiento de todo lo que esté relacionado con las apps bancarias: Latinoamérica.

Hace no mucho nació una iniciativa llamada la «Alianza Fintech Iberoamérica«, durante lo que fue el Fintech Forum 2017 en Montevideo (Uruguay) en junio del mismo año. Aunque no es de nuestro afán hacer este tipo de ecos, si que la creación de este tipo de organismos marca mucho el progreso de la relación de España con los países latinoamericanos en materia del desarrollo fintech.

Hace falta hacer un pequeño análisis: ¿Cuántos habitantes tiene Latinoamérica en su conjunto? Tan sólo con los datos del Fintech Forum, estamos hablando de una población en conjunto de más de 600 millones de habitantes y en donde en promedio, 6 de cada 10 habitantes no están bancarizados.

En la región destacan, por su volumen, los mercados de México y Brasil, pero naciones como Uruguay, Panamá, Argentina y Colombia, entre otras, empiezan a repuntar en su desarrollo, ofreciendo nuevos productos de un corte digital que invitan a tener una Latinoamérica más competitiva.

Un brillante futuro para España y Latinoamérica en el universo de las apps bancarias

Sea por historia o por una camino trazado, España puede (y debe) poner un especial énfasis en todo el camino de oportunidades que se presentan para impulsar al universo de las apps bancarias y el sector fintech en Latinoamérica; el primer peldaño lo pusieron instituciones como Santander hace más de 40 años, pero ahora hace falta una revolución sectorial para que tanto instituciones bancarias como startups de cada país latinoamericano encuentren un ganar-ganar absoluto.

Lo que es más, es que una inyección solida hacia el sector eventualmente beneficia a otros rubros que se desprenden de la misma adopción del móvil como ventana bancaria y de pago; el ejemplo perfecto está en el comercio electrónico, en donde según Forrester para el 2018 el ingreso generado a partir del eCommerce será de 47 mil millones de dólares, tan sólo reuniendo a Brasil, Argentina y México.

Así os lo decimos, hoy más que nunca el mercado de las apps bancarias lo tiene todo para crecer y el soporte de España puede ser clave en este desarrollo. Y ustedes, ¿Qué opinan?

Imagen: Pixabay

Comments

comments